Intermediate Foundation

21:17 Esther Morales Hernández 0 Comments

Por cuestiones de trabajo y de incompatibilidad de horarios voy a tener que dejar de hacer ballet durante un tiempo. Tengo una depresión terrible y empiezo a sentirme ridícula cuando me levanto por las mañanas con esa frase en la cabeza de "vamos a levantar el país". Lo bueno es que adoro mi nuevo empleo, así que tampoco es cuestión de desaprovechar las oportunidades.
Hoy vengo a contar un poco cuál ha sido mi impresión tras el examen de la Royal Academy of Dance que realicé hace algunas semanas en Madrid. Era la primera vez que me presentaba a algo de este tipo y, francamente, ya no estoy en edad. Sin embargo, como este año tengo una espectacular titulitis crónica, decidí obviar el hecho de estar rodeada de niñas de 15 años y hacer la prueba del grado Intermediate Foundation.
La RAD tiene previsto cambiar para 2012 el modelo de examen del Intermediate y del Intermediate Foundation, por lo que la única posibilidad de hacerlo este año era viajando a Madrid. La prueba tuvo lugar en la Escuela de Baile y Centro de Actividades Beatriz Luengo (efectivamente, la academia de la protagonista de aquella serie de Antena 3, Un Paso Adelante). En pleno barrio de Hortaleza, es decir, bastante apartado del centro de la ciudad, el estudio de danza se encuentra dentro de un centro comercial y he de decir que la página web vende muy bien lo que en principio parecían unas buenas instalaciones. Nada más lejos... en general podemos hablar de decoración anticuada, salas pequeñas y, lo más importante, suelos muy traicioneros en todas las aulas. 
La prueba la hicimos por separado los chicos y las chicas. Mientras nuestro compañero Carlos realizaba el examen, las demás permanecíamos en otra sala calentando y dando los típicos retoques a la ropa, el pelo y el maquillaje. 
He hecho una triste sesión de fotos a las 2 de la madrugada en el baño de mi casa para poder enseñar el vestuario del examen. Las imágenes no son gran cosa, pero últimamente sólo veo mi casa por la noche, por lo que la iluminación no es precisamente la más adecuada. 

Malla Intermezzo junto a mis pobres pies maltratados
Detalle del fruncido en el escote de la malla
Medias convertibles (disculpen la suciedad en el pie)
Detalle marca Capezio
Zapatillas soft con suela completa de Maty
Detalle marca Maty
Zapatillas soft con cintas de algodón
Zapatillas de punta Freed of London
Detalle marca Freed of London, modelo Studios II
A todo esto habría que añadir una cinturilla negra, sin embargo debo habérmela dejado en Madrid porque no la encuentro por ningún sitio.
Poco antes de empezar el examen, el pianista vino al aula en la que nos encontrábamos calentando y nos dio las indicaciones acerca de cómo debíamos colocarnos. Yo tenía el número 20 y era la última de la lista, por lo que tuve la mala suerte de ser la primera en entrar, pero al mismo tiempo iba a ser también la que más lejos se encontraba de la examinadora. También, algo de agradecer, nos advirtió que al ser de escuelas distintas podríamos haber hecho una interpretación diferente de los ejercicios, así que no debíamos fijarnos en si las otras chicas hacían otro tipo de movimientos.
En cuanto dieron las 4 de la tarde nos colocamos en la puerta y esperamos a que sonara la campana que indicaba que teníamos que entrar. Lo cierto es que podría calificarlo como uno de los momentos más horribles de mi vida, básicamente porque por mi cabeza sólo circulaba un compendio de frases del tipo "trágame tierra", "debería salir corriendo de aqui" y "qué necesidad tengo de estar haciendo esto con 23 años". 
Mientras miraba a mi profesora con cara de presa del pánico, sonó la campana. Entramos corriendo, nos colocamos y saludamos a la examinadora, que era como una versión bailarina de Sophia Loren. Nos indicó el lugar donde dejar las zapatillas de punta y nos pidió que nos dirigiésemos hacia la barra. Durante todos estos meses debíamos aprendernos un total de 46 ejercicios, de los cuales nos pedirían tantos como quisieran, además de una pequeña coreografía de un minuto y un listado de pasos con los que nos dictarían al instante un ejercicio.
Los ejercicios que cayeron en esta ocasión fueron:

Barra
- Pliés
- Battement tendus
- Battement glissés
- Demi assemblé soutenu à terre
- Battement fondues
- Petit battements
- Retiré passé with developpé
- Grand battement en cloche
- Port de bras B
- Relevé, relevé retiré and relevé passé
- Possés

Centro
- Second port de bras
- Transfer of weight with port de bras
- Battement tendus
- Grand battements
- Pirouettes en dehors from fourth position
- Pirouettes en dedans
- First, second and third arabesque
- Developpés
- Glissades dessus and dessous
- Echappes sautes to second position
- Sissones ordinaires
- Petits jetés
- Echappés sautes battus fermés

Dance
Pongo el mejor ejemplo de la coreografía que he encontrado. 


Pointe work

Barra
- Rises in first and second position
- Relevés in first and second position
- Temps lie

Centro
- Relevés in fifth position
- Echappés relevés to second position
- Reverence

Por otro lado, el ejercicio que dictó la examinadora se componía de los siguientes pasos:
- Fifth position (bras bas)
- Demi port de bras
- Assemblé dessus (bras in second position)
- Assemblé dessus (bras in second position)
- Pas de chat (bras in third position)
- Pas de chat (bras in fifth position)
- Sobresaut (bras bas)
- Changement (bras bas)

Ahora que han pasado unas semanas y que lo he sopesado tranquilamente, creo que no me importaría volver a examinarme el próximo año. En general tengo la impresión de que me podía haber salido mejor, sobre todo porque una de las dichosas zapatillas de raso se me salió y me quedé en blanco mientras hacía el Dance. Por suerte soy buena improvisando y no creo que se viera mucho. Asimismo, la experiencia tuvo también su parte buena. Noté mucha complicidad con la examinadora y me encantó bailar con un pianista en directo que pudiera seguir mis pasos (nunca antes lo había hecho). Ya se sabe que los nervios son bastante traicioneros y que, al fin y al cabo, los ejercicios nunca salen tan bien como en clase. Sea como sea, yo estoy bastante satisfecha con mis piruetas en dehors, aunque eso no quiere decir que no haya que seguir mejorándolas.

0 comentarios :