Retrato corporativo: la bailarina

20:40 Esther Morales Hernández 0 Comments

Durante la carrera cursé una asignatura de fotoperiodismo en la cual tenía que llevar a cabo un retrato corporativo. Este tipo de fotografías son muy características de eminencias como Annie Leibovitz, cuyas portadas para la edición americana de Vanity Fair son ya obras de colección. El reto consistía en retratar a una persona, por un lado, dentro de su entorno laboral; y por otro, en un plató, en el cual se debería obviar la profesión de la modelo sin necesidad de anexos.
Es obvio que la danza es una de mis mayores inspiraciones, por esa razón opté por hacer el trabajo sobre mi profesora de por aquel entonces, Diana Esquerdo, que me impartía clases de ballet clásico. Precisamente, una de las cosas que más echo de menos de Madrid son sus lecciones sobre técnica y el tipo de interpretación, elegante y con mucha fuerza, que nos exigía. Una de sus facetas más características es la pasión que tiene por el flamenco y supongo que por eso era muy importante para mí dejar claro este aspecto a la hora de hacer los retratos.
No me considero, ni por asomo, ninguna experta en fotografía. De hecho, ahora miro las que presenté y no me convencen nada, pero me he armado de valor y he decidido publicarlas después de un año con la controversia.
Como entorno laboral escogí, por supuesto, una clase de ballet convencional. Pretendía darle mucho protagonismo a las barras y, por qué no, emular un poco a los fotógrafos de danza que tanto me gustan y cuya perspectiva, créanme, no es nada fácil de conseguir.


La sesión de plató la dediqué al flamenco porque, entre otras cosas, podía llegar a transmitir mucho más. Cuando le hacía el retrato, sin querer aparecieron algunos "trastos" que había tras la cartulina de fondo, el problema es que no lo descubrí hasta que estaba viendo las fotos en el ordenador. Sin embargo, me gustó que saliera porque daba la sensación de que Diana estaba en un escenario y me recordó mucho a las calles que se encuentran tras el telón. A nadie le parecerá especial, pero una vez hice toda una explicación sobre la teoría de la comunicación basándome en un principio básico de la relación público-bailarín.


0 comentarios :