Un aliciente fuera de la rutina

13:20 Esther Morales Hernández 0 Comments

El grupo de Tenerife II con los monitores del Auditorio. Carsten W. Lauritsen
Ylenia Lorenzo
laopinion.es
La expresión de sentimientos no solo viene de la voz, sino también del cuerpo. A través de las manos, piernas y miradas se puede decir todo lo que una persona quiere que la gente sepa. Sin necesidad de mediar palabra, los participantes de los encuentros con Tenerife Danza Lab, del Auditorio Adán Martín, pudieron manifestar aquellas ideas que cuestan decir a la cara, además de aprovechar la iniciativa para perder la vergüenza. Ayer, la cultura terminó por convertirse en un nexo, no solo para los 25 reclusos de la prisión Tenerife II que acudieron a los talleres, sino también para los 10 monitores que participaron.

El director artístico del recinto cultural, José Luis Rivero, explica que el área educativa del Auditorio se realiza desde siempre. Al principio estaba destinado para colegios e institutos pero, con el paso del tiempo, quisieron hacer llegar la cultura a los grupos en riesgo de exclusión social, como es el caso de aulas en clave y los 25 presos que participaron ayer en los talleres, un colectivo que nunca había realizado este tipo de actividades en el Auditorio.
David Abreu, así como sus otros compañeros, no supieron qué iban a hacer hasta que llegaron al recinto cultural. A eso de las 09:00 horas, comenzaron a desarrollar sus capacidades expresivas. Les resultó divertido; "te relajas, ríes y es distinto a lo que hacemos en clase".
La actividad programada terminó por ser gratificante. "Se trabajan muchas cosas, como la expresión corporal y la comunicación no verbal", explicó Francisco Javier Velázquez, uno de los participantes del taller.
Ventura Marrero también se lo pasó "muy bien al vivir una experiencia nueva". No tenía "ni idea" de la complejidad de la danza. Cuando veía alguna actuación basada en el baile, "no pensaba en el entrenamiento que lleva". "Hay que hacer muchos ejercicios de mente y cuerpo que no se aprecian en el espectáculo", agregó.
Cuando algunos profesores de la escuela de Tenerife II, Amada Díez y Gisela Quintero, planificaron la actividad sabían que iba a ser novedosa, pero les resultó aún más interesante de lo que esperaban. La participación de los chicos fue plena. "Les está gustando y lo están viviendo", comentó Amada Díez, una de las maestras del centro penitenciario tinerfeño. En su caso, fue muy sorprendente la reacción del grupo. Comenta que quisieron ofrecer una idea nueva en la cual ellos conocieran algo nuevo, "como es la expresión verbal y no verbal". El objetivo es "aprender a dirigirse a las personas con miradas y a saber lo importante que es el cuerpo", añadió.
La coordinadora de Tenerife Danza Lab, Helena Berthelius, explica que la experiencia ha sido "fantástica". Con la iniciativa "se intenta abarcar a toda la sociedad, tanto mayores como niños, y este grupo se ha volcado".
Libertad
Una iniciativa que sirvió para escapar de la monotonía y para poder visitar el Auditorio. Díez dice que es una preparación "para su próxima vida en libertad". No solo hay matemáticas, lengua y ciencias, sino también "otras experiencias que van a ser muy positivas" para su futuro.
Algunos ya habían estado en el Auditorio hace años para asistir a un espectáculo de bandas de música. Otros, por el contrario, entraron en prisión cuando lo estaban construyendo o, incluso, trabajaron en la edificación del recinto. Sin embargo, es la primera vez que asisten a este tipo de curso en el recinto tinerfeño. A pesar de que todos están en Tenerife II, no comparten el mismo módulo, por lo que el encuentro sirvió para conocer gente nueva, tanto del centro como del Auditorio.
Unos ya habían salido de la cárcel para realizar diversas actividades programadas, como caminatas por Punta del Hidalgo, pero para unos cuantos era la primera vez. Un aliciente que sirvió para olvidar, por un instante, la rutina. 

* Mi compañera de trabajo, Ylenia Lorenzo, me ha dado permiso para publicar este reportaje que realizó para el número de hoy de La Opinión de Tenerife. Gracias por la aportación.

0 comentarios :