Working Class Dancers

22:57 Esther Morales Hernández 0 Comments

Ruhr-Ort, interpretado por la Cía Renegade in Residence. BETTINA STOES
Cuando una va sola al teatro se despierta una necesidad compulsiva de comentar las impresiones sobre el espectáculo con el primer desconocido -también solitario- que se sienta a tu lado. Desde megafonía advierten que la obra de hoy puede alcanzar los 100 decibelios de ruido y seguidamente él (el desconocido) dice "después de asistir a conciertos de Noise, no creo que esto sea mucho más fuerte". Yo observo a los que se sientan en las filas cercanas y pienso en lo curioso que resulta que todos los que aparentan ser críticos culturales, aparte de llevar gafas de pasta redondas, son hombres.

Puede que mis pensamientos no fueran una mera casualidad, y es que precisamente estaba a punto de ver una pieza de danza en la que la "masculinidad" juega un papel bien interesante y crucial. Creada originariamente por la pionera del tanztheater alemán Susanne Linke, la revisión de la obra Ruhr-Ort llega a la vigente edición de Madrid en Danza de la mano de la compañía Renegade in Residence, que se propone mostrar a las nuevas generaciones de bailarines una obra clave en la historia de la danza contemporánea.

Renegade in Residence. BETTINA STOES
Alumna de Mary Wigman, Linke es, junto con Pina Bausch y Reinhild Hoffmann, una de las grandes artífices del devenir de la danza-teatro. Si bien su mentora solía afirmar que "la danza es un lenguaje vivo que habla de las emociones más íntimas del hombre y de su necesidad de comunicar", Susanne no cesaría durante toda su carrera en su empeño por entender y explicar la motivación del movimiento.

La reconstrucción que ofrece estos días la compañía germana Renegade en los Teatros del Canal de Madrid plantea un universo puramente industrial y oscuro que simula el interior de una mina. En un ambiente ciertamente hostil conocemos a siete trabajadores durante lo que se podría interpretar como una jornada completa de trabajo. Desde su llegada con el cegador sol del amanecer, encontramos toda una exploración sobre los límites corporales que ahonda en la dureza del día a día en el trabajo.

Una de las carreras de la obra Ruhr-Ort. BETTINA STOES
De esta forma, se sucede en la obra toda una exhibición acerca de las -probablemente erróneas- formas con las que se ha de entender la virilidad dentro de estos ámbitos. Y es que tan pronto descubrimos a este grupo de hombres enfundar sus herramientas, como desafiarse unos a otros, pescar desde el borde del escenario, tener discusiones laborales, bromear y, por supuesto, correr al unísono, correr en canon, correr sin desplazarse, correr sobre una placa metálica y correr cual ejército en pleno entrenamiento. El resultado es un entretenido compendio de imágenes y sonidos con una energía abismal que logra la simpatía y la admiración del espectador durante cada uno de los episodios de esta historia. 

0 comentarios :